Mayores - Profesionales de importancia en este área

La vejez es un proceso que comienza de los 65 años en adelante que hace referencia a la población de personas mayores o ancianas, normalmente jubilada. Hoy en día, el término vejez va dejando de utilizarse por los profesionales y es más utilizado el término "personas mayores" en España. Este grupo de edad ha estado creciendo en la pirámide de población o distribución por edades en la estructura de población, debido a la baja en la tasa de natalidad y la mejora de la calidad y esperanza de vida de muchos países. Y es de esperar que en los próximos años siga este crecimiento ya que una generación bastante numerosa se están acercando a la edad de jubilación.



Las condiciones de vida para las personas de la tercera edad son especialmente difíciles, pues pierden rápidamente actividad social y capacidad de socialización, cuando llega la edad de jubilación, en muchos casos se sienten postergados y abandonados. En países desarrollados, en su mayoría gozan de mejor estándar de vida, son subsidiados por el Estado y tienen acceso a mejores pensiones, garantías de salud y otros beneficios.

Para los que actualmente están formándose como trabajadores sociales creemos que es interesante el plantear un acercamiento hacia la realidad de este colectivo, puesto que puede que en un futuro tengan que ejercer la profesión en este ámbito y este acercamiento sirva para conocer la realidad que viven día a día las personas mayores. Ya que está habiendo un envejecimiento de la población y es de suponer que en un futuro será uno de los principales colectivos con los que tengan que tratar quienes hoy en día estudian trabajo social.

Como trabajadores sociales, somos poderosos defensores con el conocimiento, las habilidades y los valores necesarios para cambiar realmente vidas. Debemos utilizar este desafío demográfico para construir sobre la experiencia y los activos de las personas mayores en lugar de adoptar la retórica inútil que a menudo enmarca el debate.

La crisis actual se ve en gran medida a través de una lente de los partidos políticos que ven a los mayores como un gasto en pensiones y en el sistema de salud, que describe a las personas mayores solamente como perceptores de servicios, pero también puede verse como una oportunidad para considerar el potencial que tienen estas personas, ya que aparte de haber contribuido durante toda su vida, lo siguen haciendo en la medida de su poder adquisitivo, ya que siguen consumiendo y aportando a la economía del país.

Como trabajadores sociales se puede ayudar a las personas, a las familias y a las comunidades a desarrollar sus fortalezas y desbloquear su potencial.

Trabajar con personas mayores es tan diverso como trabajar con cualquier otro rango de edad. Es importante recordar que las personas mayores no son solo un grupo de personas con las mismas necesidades. Algunos pueden necesitar información y consejos sobre servicios locales. Otros pueden necesitar equipos o adaptaciones en la vivienda para satisfacer sus necesidades, y algunos necesitan acceder a otros servicios. Como trabajadores sociales, somos responsables de proteger a los mayores de daños, revisar la atención actual, las condiciones de la vivienda, llevar a cabo una evaluación de la capacidad mental y ser el primer punto de contacto. Estamos enfocados en el bienestar y buscamos mantener y mejorar su calidad de vida.

También se puede ayudar a las personas mayores con otros proyectos que no sean de carácter asistencial, por ejemplo a comenzar con un voluntariado, garantizando así que muchas personas que realmente lo desean no caigan en el sedentarismo y encuentren algo que hacer en el día a día, evitando también el aislamiento que pueden llegar a sentir las personas mayores en ciertos momentos.

El trabajo social con personas mayores requiere que sea valorado y visible. Las personas mayores y su cuidadores/as (en los casos más dependientes) deben entender que el trabajo social es un servicio del que poder beneficiarse, aunque a veces existe un cierto pudor en acudir a alguien fuera del entorno familiar para hablar de estos problemas.

Como profesionales del trabajo social somos expertos en evaluar y planificar las necesidades de atención desde una perspectiva holística; proporcionando liderazgo profesional para equipos que trabajan con personas mayores y sus familias; y ofrecer un apoyo calmado en tiempos de crisis, particularmente cuando las relaciones pueden ser tensas.

¿Qué te parece esta información? Si te ha gustado esta publicación y no quieres perderte ninguna otra, sigue la web a través de Facebook, Twitter o Google +. ¡Si te parece interesante para otros recomiendalo a tus amigos a través de los botones de redes sociales! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario