¿Cual es el origen histórico de las clases sociales?

La visión dicotómica de las clases parte de la constatación de un hecho clave en la historia de la humanidad: el excedente. En la sociedad primitiva de cazadores y recolectores existía una sociedad igualitaria no dividida en clases y donde no existía un excedente económico (se vivía al día). Es con la revolución del neolítico que comienza a surgir la acumulación de un excedente y la consecuente aparición de grupos sociales que no participan de la producción de víveres y se produce una fractura o división social que, con el transcurrir de la historia se va a profundizar. Por un lado, los productores directos de la riqueza social acceden a la parte de la producción que les permite sobrevivir y por otro, los no productores se apropian del resto del producto social que no solo les permite sobrevivir sino que además excede sus necesidades inmediatas. 

En la Antigüedad, la apropiación de una manera regular y sistemática (excluidas las guerras de rapiña) del excedente se realizaba por el pago de un tributo o bien por la esclavitud. En la Edad Media la apropiación del excedente se daba por medio de la servidumbre de los agricultores que debían trabajar una parte importante de su tiempo para el señor feudal o pagarle en especie con productos y al final de la Edad Media en dinero.

En el Capitalismo esa apropiación va a estar caracterizada porque el trabajador va a estar despojado totalmente de sus medios de producción, y se convierte en un “trabajador desnudo” que solo tiene su fuerza de trabajo para vender. Por otro lado, existe otra clase que tiene los medios de producción bajo su control y propiedad pero que no es productora directa y que utilizara su fuerza de trabajo a cambio de una remuneración mínima e indispensable para sobrevivir y se apropia del resto de la riqueza generada por estos (excedente).

El concepto de clases sociales en Marx es central en toda su teoría y atraviesa todos sus escritos a pesar de no haberlo definido explícitamente, aunque estaba por hacerlo al final de su vida cuando comenzó a redactar el último capítulo de El Capital que quedó inconcluso.

Este concepto es tan importante que en El Manifiesto Comunista Marx dice que “toda la historia ha sido hasta la fecha la historia de la lucha de clases”.

Otros autores posteriores a Marx como Lenin y Bujarin propusieron definiciones de las clases sociales tratando de remediar ese vacío. 

Lenin definió a las clases como “grandes grupos de personas que se diferencian por el puesto que ocupan en el sistema históricamente determinado de la producción social, por sus relaciones (en la mayoría de los casos sancionadas y fijadas por la legislación) con los medios de producción, por su función en la organización social del trabajo y, por tanto, por el modo de existencia y la magnitud de la parte de la riqueza social que poseen. Las clases son unos grupos de personas entre las cuales una puede apropiarse el trabajo de la otra gracias al hecho de ocupar un puesto diferente en un sistema determinado de economía social” 

Bujarin por su parte las define como “una unidad colectiva de personas que juegan el mismo papel en la producción y que sostienen las mismas relaciones con las otras unidades colectivas que participan en el proceso de producción"

¿Qué te parece esta información? Si te ha gustado esta publicación y no quieres perderte ninguna otra, sigue la web a través de Facebook, Twitter o Google +. ¡Si te parece interesante para otros recomiendalo a tus amigos a través de los botones de redes sociales! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario