Tipos de demanda en una Intervención

Siempre que abordamos un proceso de intervención con un usuario, se debe clarificar cual es el tipo de demanda con el que nos encontramos, puesto que en función de como se nos presente esa demanda puede influenciar en la manera de actuar al abordar el proceso. A continuación los tipos de demanda que nos podemos encontrar.


Demanda Explícita: es verbal. El usuario acude al trabajador social con una problemática. El profesional debe verificar la existencia de la demanda. Si, sí hay demanda será fácil de identificar ya que el usuario lo tiene claro y se muestra dispuesto. En caso contrario, si no hay demanda, debe tratar de clarificar la situación con el usuario.

Demanda Implícita: el usuario acude al trabajador social sin una problemática definida. Puede estar encubierta por una más superficial y también puede expresarnos cómo se siente, sin concretar.

Demanda Inespecífica: el usuario no sabe lo que quiere. No se expresa bien y plantea cuestiones contradictorias. En la entrevista encontramos caos y confusión ya que el malestar le hace perder la capacidad de análisis. Lo primero que hay que hacer es hacerle superar ese estado emotivo para más tarde, abordar la situación por partes.

Ausencia de Demanda:
la intervención es solicitada por un profesional. El proceso no ha sido iniciado y el usuario nos ve como una figura represora. Es posible que se trate de una persona problemática o que se resista a buscar soluciones.

¿Qué te parece esta información? Si te ha gustado esta publicación y no quieres perderte ninguna otra, sigue Trabajo-Social.es a través de Facebook, Twitter o Google +. ¡Si te parece interesante para otros recomiendalo a tus amigos a través de los botones de redes sociales! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario